UCE denuncia la situación ante el Defensor del Pueblo, Vicepresidencia del Gobierno, Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y Telefónica.

 

Casi dos millones de pensionistas se quedarán sin el bono social de Telefónica

 

Jueves, 8 de mayo de 2008.

 

La Unión de Consumidores de España ha denunciado que 1.957.101 pensionistas no podrán acceder al bono social de Telefónica tras la modificación de los requisitos de acceso a este servicio realizada en el año 2002 y que deja a este colectivo exento de esta posibilidad. Al incrementarse las pensiones mínimas (por encima del IPC), el abono social ya no se puede aplicar (salvo en los supuestos de pensiones no contributivas o SOVI), dando lugar a que numerosas personas que antes disfrutaban de ese servicio, se encuentren ahora con que Telefónica les deniega el mismo por no cumplir los requisitos.

Según UCE “se vulnera el espíritu de la Ley General de Telecomunicaciones al no tener en cuenta el incremento del nivel de vida, en relación con la precaria situación económica en la que se encuentran muchos pensionistas”.

Ya en 2003 un informe del Defensor del Pueblo instaba al Gobierno a realizar una modificación en la legislación, sin embargo, esta petición no fue atendida por el ejecutivo cuando quedó fuera de este beneficio el colectivo de pensionistas con cónyuge a cargo.

 

UCE reclama la vuelta a la situación anterior a 2002 para que todos estos usuarios puedan seguir beneficiándose del abono social.

 

La Ley  General de Telecomunicaciones establece en su artículo 22, en atención al concepto de servicio universal, que podrán establecerse sistemas de ayuda directa a los consumidores que sean personas físicas con rentas bajas o con necesidades sociales especiales.

 

Atendiendo a este artículo, Telefónica ofrece el denominado ABONO SOCIAL, dirigido a las personas mayores de 64 años o jubiladas por incapacidad laboral absoluta que consiste en una reducción del 70% de la cuota de alta de la línea telefónica y del 95% de la cuota mensual.

 

Los requisitos establecidos en su página web son los siguientes

(http://www.telefonicaonline.com/on/io/es/pie/accion_social/as2_abonosocial.html):

 

a)     Ser jubilado o pensionista (por incapacidad, viudedad, orfandad, etc.) y estar cobrando una pensión causada en el Régimen General u otros del Sistema de la Seguridad Social (no es necesario el requisito de edad mínima).

 

b)     La suma de los ingresos de todas las personas que conviven en el mismo domicilio (lo que se considera una "unidad familiar") no debe superar durante el año 2007 la cuantía del del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples): 6.988,80 €/año (499,20 €/mes).

 

c)     Que la instalación de la línea beneficiaria del Abono Social coincida con el empadronamiento del titular y que éste no disponga de otro teléfono que se beneficie de esta reducción.

 

El IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) fijado para 2008 es de 7.236,60 €/año (516,90 €/mes).

 

La pensión mínima de 2008 es de 528,55€ (jubilación sin cónyuge a cargo, mayor de 65 años, incapacidad sin cónyuge a cargo y viudedad) para 1.957.101 pensionistas, según datos de la Tesorería General de la Seguridad Social a diciembre de 2007. De este modo, el abono social sólo podrá socilitarlo el colectivo de pensionistas no contributivos, 470.000  y los del SOVI, 420.000.

 

Obviamente, esta regulación se había pensado para satisfacer a las personas que contaban con unas pensiones reducidas, y al objeto de garantizar el acceso al servicio de las personas con menos recursos (p.e. mayores). Sin embargo, se está produciendo la paradoja de que al incrementarse las pensiones mínimas (por encima del IPC), el abono social ya no se puede aplicar.